Mensaje de la JG en el acto 46 aniversario del MRO

31.May.07 :: Opinión Guevarista

\"\"

La Juventud Guevarista busca seducir a las juventudes de tomar el camino de la lucha por la liberación. Porque para salir de esta situación negativa en la que vivimos, debemos oponerle la solución, la alternativa. Y la solución es, creemos nosotros, la lucha. La lucha contra la ignorancia, promoviendo el estudio y la formación integral, para crear cabezas libres para poder ser seres libres. La lucha contra el individualismo y el egoísmo, oponiéndole el colectivismo y la solidaridad entre iguales. La lucha contra la opresión, enfrentando al enemigo de clase y al enemigo de la humanidad, de todas las formas y con todos los métodos posibles. La lucha contra la desesperanza, oponiéndole la esperanza de vivir en un mundo mejor, de libertad y justicia. Donde no hayan explotadores y explotados, donde no hayan ricos y pobres, donde no haya capitalismo. Luchar por la sociedad del pan y las rosas, por el Socialismo.



MENSAJE DE LA JUVENTUD GUEVARISTA

ACTO 46 ANIVERSARIO DEL MRO

Sábado 21 de abril de 2007

Buenas noches compañeras y compañeros presentes.

Queremos agradecer a quienes hoy se acercaron a este humilde acto de 46 años de compromiso y lucha por la revolución, la liberación nacional y el socialismo. Especialmente a los compañeros de delegaciones argentinas, el Negro Martino del Movimiento Guevarista Teresa Rodríguez y a Daniel De Santis, integrante de la última dirección del PRT-ERP y actualmente coordinador de la Cátedra Che Guevara. Saludar también al compañero Martín De Batista, camarada de la Juventud Guevarista de Argentina, regional La Plata.

Nuestra Juventud Guevarista cumplirá el próximo 14 de junio, día del nacimiento del compañero comandante Ernesto Che Guevara, su tercer año de existencia.

Son tres años de existencia con este nombre y estos símbolos, pero esta Juventud tiene su antecedente en la Juventud del MRO gestada entre 1967 y 1968. Y nosotros asumimos ese legado histórico.

Asumimos las luchas que dieron aquellos compañeros jóvenes en los difíciles años del pachecato, las Medidas Prontas de Seguridad y el golpe terrorista de Estado.

Nos sentimos herederos de aquella JMRO fundadora del Frente Estudiantil Revolucionario en 1967 que fue puntal en las luchas juveniles de aquel momento.

Nos sentimos herederos de aquellos jóvenes que se comprometieron en la defensa de la Revolución Cubana, no sólo desde un punto de vista declarativo, sino asumiendo la lucha en nuestro país por la revolución social, así como también asumiendo la responsabilidad internacionalista de luchar por la liberación de los pueblos de la Patria Grande Latinoamericana.

Nos sentimos herederos de aquellos jóvenes que se prepararon y entrenaron para combatir al lado del Che en Bolivia, sueño y compromiso que no pudieron cumplir producto de la prematura caída del Guerrillero Heroico. Pero que antes que darse por vencidos, asumieron el desarrollo de la lucha en nuestro país, poniendo todo, incluso la vida, como hiciera el Che, al servicio de la lucha por la revolución y el socialismo. De esto también nos sentimos herederos.

Nos sentimos herederos de aquellos jóvenes que lucharon y combatieron, desde las sombras de la clandestinidad, contra la dictadura gorila, que azoló a nuestro pueblo entre el 73 y el 85.

Nos sentimos herederos de aquellos jóvenes que asumieron la responsabilidad de la reconstrucción del movimiento sindical-social y de nuestra organización en el período de la restauración democrática burguesa del 85.

En fin, somos herederos del casi medio siglo de nuestra organización, de sus aciertos y de sus errores. Asumimos el compromiso de esa herencia. No sin reconocer que es una tremenda responsabilidad. Pero es una responsabilidad que asumimos con orgullo, para la que nos comprometemos con nuestros brazos y cabeza, de luchar junto a la clase trabajadora y el pueblo oriental hacia la liberación de la opresión imperialista y de los patrones criollos.

En fin, heredamos como jóvenes, un bagaje de 46 años de lucha contra el imperialismo y sus aliados.

No cabe duda, compañeros, que el enemigo principal de la humanidad sigue siendo el imperialismo norteamericano.

El imperialismo es, desde un punto de vista marxista, la fase superior del capitalismo. Esto se explica en el desarrollo, la consolidación y expansión mundialista de los capitales monopolistas. Las multinacionales y el capital financiero globalizados. Para ser más claros y gráficos: donde no penetran la Coca-Cola, Mc Donalds, el BankBoston o el CitiBank, interviene el ejército estadounidense, o las dos cosas.

Obviamente que los tentáculos de dominación del imperialismo en los países dependientes son mucho más complejos y sutiles que ésta definición. La penetración imperialista se da, en nuestro continente, ya por la vía diplomática, ya por la vía militar.

La invasión de Haití y la ocupación de Colombia son un ejemplo de penetración imperialista militar. También lo son las bases militares de Guantánamo, Manta (Ecuador) y en Paraguay. La de la Patagonia Argentina y la próxima en Santa Catalina, aquí cerquita, en el oeste montevideano.

Pero entre las dos vías: la diplomática y la militar, por el momento tiene prioridad la primera. Y ésta se expresa mediante tratados de libre comercio, áreas de libre comercio, tratados de protección de inversiones, etc., etc. Los acuerdos con el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional.

Quien negocia, acuerda o pacta con estos organismos internacionales, está abriendo la puerta a la penetración imperialista. Y este gobierno, plagado de arrepentidos, de demagogos, de conciliadores, de los que “te dicen una cosa y te dicen la otra”, pacta con el imperialismo. Pacta con el FMI, envía tropas a Haití, al Congo. Visita (y recibe) al asesino Bush y al criminal Uribe y no ha pisado La Habana, Caracas o La Paz.

El imperialismo está en plena ofensiva mundial: presiona, hostiga, bloquea e interviene económica política y militarmente en todos los lugares del planeta. Gradúa la agresividad de acuerdo a la resistencia que encuentra, sin descartar métodos genocidas.

En América Latina los planes imperiales de EEUU: Plan Puebla, Plan Colombia, Plan Patriota, el actual plan Victoria, las agresiones para Cuba y Venezuela, persiguen el saqueo de los recursos naturales de nuestros pueblos esencialmente: el petróleo, el gas, el agua y la biodiversidad. Estos planes los lleva adelante con la imposición de los tratados de promoción y protección de inversiones que aseguran a las rapiñeras multinacionales inversoras sacar la mejor tajada, sin el menor inconveniente posible.

El gobierno regresista de Vázquez firmó el Tratado de Protección de Inversiones y el TIFA a espaldas del pueblo, preparando el terreno para la firma de un TLC con los yanquis. Ya tenemos un conflicto por inversiones chatarra como la celulosa. Pero no con la empresa sino con un país hermano y su pueblo levantado. Como lo hace el hermano pueblo entrerriano enfrentando con medidas radicales la colocación de dos enormes bestias industriales que amenazan con contaminar ambas márgenes del Uruguay. El argumento de la necesidad de la inversión extranjera como única salida de generar fuentes trabajo para el pueblo desocupado es otro cuento, es parte del acuerdo con el FMI.

Compañeros, como Juventud Guevarista hemos optado por continuar la gesta revolucionaria del Comandante de los Pobres, Ernesto Che Guevara. Hemos estudiado (y seguimos estudiando) al Che como guía de acción política revolucionaria.

Y en estos momentos de tanta claudicación frente al imperialismo, de tanto revisionismo y reformismo, recogemos algunas palabras del Che sobre el imperialismo:

Dice el Che: “En definitiva, hay que tener en cuenta que el imperialismo es un sistema mundial, última etapa del capitalismo y que hay que batirlo en una gran confrontación mundial. La finalidad estratégica de esta lucha debe ser la destrucción del imperialismo. La participación que nos toca a nosotros, los explotados y atrasados del mundo, es de eliminar las bases de sustentación del imperialismo: nuestros pueblos oprimidos, de donde extraen capitales, materias primas, técnicos y obreros baratos y adonde exportan nuevos capitales – instrumentos de dominación – armas y toda clase de artículos, sumiéndonos en una dependencia absoluta. El elemento fundamental de esa finalidad estratégica será, entonces, la liberación real de los pueblos… y que tendrá, en América, casi indefectiblemente, la propiedad de convertirse en una revolución socialista”.

Seguimos con el Che: “Es la penetración de los capitales de los países desarrollados, la condición esencial para establecer la dependencia económica. Esta penetración adquiere formas diversas. Se presenta como préstamos en condiciones onerosas, inversiones que sujetan a un país dado a los inversionistas, dependencia tecnológica casi absoluta del país dependiente, control del comercio exterior por los grandes monopolios internacionales y, en último extremo, utilización de la fuerza como potencia económica para reforzar las otras formas de explotación”.

¡Qué visión compañeros! ¡Cuánta certeza! Estamos hablando de expresiones realizadas a mediados de los años sesenta. No hay dudas de los aciertos científicos del marxismo, porque el Che era un marxista hasta la médula.

Indudablemente el destacamento de vanguardia del imperialismo para la penetración y colonización de los pueblos pobres es el FONDO MONETARIO INTERNACIONAL. Sí, el mismo FMI que mensualmente nos visita para controlar cómo van los números. A ese que este gobierno le adelantó mil millones de dólares, y ha roto todos los récords en este país de pagos al cancerbero del dólar: 8.000 millones de dólares desde que asumió. ¿Tenemos noción de lo que son 8000 millones de dólares? ¿Algún trabajador tiene la más remota idea de cuánta guita es? Seguramente que no. Para el plan asistencialista del PANES gastaron sólo 170 millones, de 200 que habían prometido.

Los que nos rompemos el lomo laburando, los cientos de miles que nos rompemos el lomo laburando todos los días por un salario miserable, no tenemos ni la más remota idea de la cantidad de plata que éstos gobernantes le pagan al FMI. Pero sí sabemos, o nos imaginamos, la cantidad de cosas que se podrían hacer en este país con esa guita. La cantidad de fuentes de trabajo genuino que se generarían, la cantidad de viviendas, lo que se mejoraría la salud, los aumentos salariales que se lograrían producto de más y mejores fuentes de trabajo, los cambios que se realizarían en la educación: en los salarios docentes, en los programas de estudio y en la estructura edilicia, etc., etc., etc.

Pero no. Tenemos un gobierno sumiso, alcahuete y rastrero del imperialismo y sus organismos de saqueo. Tenemos un gobierno “amigo” del imperialismo. Amigo de George Bush, Condoleeza Rice y del FMI. Amigo del mayor genocida de la humanidad. Amigo de quien masacra iraquíes y afganos. Ni hablar de los haitianos, pero esos son masacrados por los ejércitos enviados por los gobiernos alcahuetes de Chile, Argentina, Brasil y Uruguay. ¡Éstos son los progres! Estos son los personeros del imperio. Se han convertido en los mejores defensores de los intereses imperialistas en nuestra América.

En este marco: ¿qué podemos decir de la situación de los jóvenes en Uruguay?

Objetivamente la situación de los jóvenes en este país es lamentable. Hay que tener en cuenta, compañeros, que los jóvenes no alcanzamos a ser un tercio de la población, hablamos de que no llegamos al millón. Tenemos la población más vieja de América Latina. ¿Cuáles son las razones? Sin dudas muchas. La baja natalidad y la prematura emigración, son dos de ellas.

Miles han emigrado de nuestro país en los últimos cinco años. Han ido a buscar mejor suerte al mundo desarrollado. Mejor suerte. Mejor suerte es un decir. Si le llamamos mejor suerte a laburar como esclavos para un patrón que ni siquiera entendemos su idioma, donde no hay derechos laborales, donde nos alejamos de nuestros afectos y familias. El 80 % de los emigrados desde el 2002 son jóvenes.

Pero los que nos quedamos, no estamos menos jodidos. Es una purga conseguir laburo. Del 13% de desocupación que hay en nuestro país, el 35% somos jóvenes. Ni que hablar de las condiciones de trabajo: laburo en negro; mal pago; cero derechos; una flexibilidad laboral que es flexible para los patrones, pero tiene una rigidez brutal para el laburador: o haces lo que quiere el patrón, sin chistar y sin reclamar o de patitas en la calle; ni hablar de sindicalizarse. En la primera de cambio te rajan y después que te cure Lola.

Ni que hablar de la educación. Dentro de los métodos de dominación “democrática” y “diplomática” que utiliza el imperialismo para dominar a los jóvenes está el aspecto de la educación. Y este gobierno, adorador de los pactos, pactó la política educacional con los representantes de la oligarquía criolla ¡antes de asumir el gobierno! La volvió a pactar con el FMI, el BID y el BM. Porque, además de reclamar onerosas sumas de intereses por la guita que prestan, los organismos internacionales de crédito intervienen y digitan las políticas de educación, así como las de salud, trabajo, etc., etc. Tan así es la cosa que el plan de emergencia lo impuso el BM, no es ni siquiera un mérito de este gobierno.

Todo está mandatado y digitado por los organismos internacionales de crédito. Es así que hoy vemos los resultados del nefasto Plan Rama (reforma ramera le decíamos en aquellos días) que se impuso a mediados de los noventa impulsado por del BID y el gobierno cómplice de Lacalle. Donde el movimiento estudiantil secundario se lanzó a ocupar los centros de estudios para impedirla. Hoy en día se ha avanzado en la profundización de las reformas en la enseñanza, vaciándolas prácticamente de contenidos. Fusionando materias, provocando la deserción al no tomar en cuenta las faltas a la hora de promover a los gurises, etc.

Miles de niños y jóvenes abandonan prematuramente los estudios, porque sus viejos no tienen trabajo y no tienen cómo alimentarlos, por lo tanto tienen que salir a la calle a mendigar un pesito por aquí y un pesito por allá para poder llenar la panza. Son los marginados del sistema, que llegan a la tercera o cuarta generación de marginados, perdiendo su origen y conciencia de clase.

Los pibes que salen del liceo, llegan a facultad (los que pueden, porque no cualquier familia puede solventar los estudios terciaros del nene, mucho menos una familia proletaria) y es como entrar en otro mundo. No por la magnitud de los edificios facultativos (donde la mayoría son más grandes que los liceos) sino por la gigantesca brecha que hay entre los conocimientos que se adquieren en secundaria y lo que exige la Universidad. ¡Hay que ver la cantidad de adolescentes que se inscriben en la facultad y abandonan los cursos antes de mitad de año! En parte es por la falta de recursos para solventar boletos y materiales, pero no es menos importante el peso que tiene esta brecha de la que hablábamos.

Las históricas luchas estudiantiles por un 6% del PBI para la educación han sido prácticamente abandonadas por el movimiento estudiantil. Nos están dando un 3% y no hay movilizaciones. Lo mismo pasa con la autonomía y el co-gobierno para toda la enseñanza.

Así se manifiesta la penetración imperialista en los jóvenes. En el vaciamiento de nuestras cabezas con los planes de estudio, poniéndonos trabas para poder estudiar, alienándonos con las cuestiones más banales de la vida, con el objetivo claro de desmovilizarnos. De que no protestemos. De que seamos burros y brutos para ser mejores explotados. Para que nos contentemos con tener el último celular a la moda; un pantalón, camisa o champión de determinada marca; que nos cortemos el pelo así o asá.

Las drogas y el alcohol hacen estragos en los jóvenes. La pasta base. La maldita pasta base hace que un gurí, un chiquilín de 14 o 15 años mate a un obrero para rescatar el mango para conseguir la dosis. Una dosis que genera una mortal dependencia: se sabe que actualmente mueren cuatro jóvenes por día producto de los daños que ocasiona el consumo de esta sustancia. Y no nos digan que esto no es producto de la penetración imperialista. O acaso: ¿quiénes son los principales consumidores y distribuidores de droga en el mundo? ¿Para qué se invadió Afganistán?: para tener el control de los gaseoductos y las plantaciones de amapola que sirven para fabricar drogas. ¿Para qué se invadió Haití?: para controlar el tráfico de las drogas desde Sudamérica a Norteamérica. Obviamente, es muy simplista asignar la invasión de un país al hecho de controlar el mercado de la droga, pero es uno de los objetivos perseguidos.

La aplicación de variados recursos alienantes como los ya mencionados y otros que podríamos agregar, persiguen el objetivo de mantener neutralizada la rebeldía natural de los jóvenes. El “hacé la tuya”, el “no te metás”, el “ser egoísta no está mal” son los mensajes que el sistema dominante le inculca a los jóvenes a través de la cultura para mantenernos lejos del compromiso social. A esto se le suma la derrota ideológica, política y militar que el movimiento popular recibió durante la dictadura gorila. Debemos agregar la valoración que el movimiento social ha hecho de esa derrota, cayendo muchas veces en el “derrotismo”, y el papel que han cumplido y cumplen los revisionistas y oportunistas que hoy gobiernan el país y controlan el movimiento sindical y social. Nosotros entendemos que la derrota es circunstancial, porque aun sobrevive en el seno del movimiento popular uruguayo un núcleo de orientales que defienden y pregonan las ideas y acciones revolucionarias que le darán al pueblo su definitiva redención.

Ese egoísmo, individualismo, frivolidad, ignorancia y falta de compromiso de la mayoría de los jóvenes de nuestro país nos preocupa. Nos preocupa como jóvenes y como revolucionarios. Pero sabemos quiénes son los responsables. El sistema capitalista y sus defensores: las clases dominantes y los revisionistas alcahuetes. Lo que debemos hacer es redoblar el esfuerzo por elevar el nivel de conciencia de los jóvenes, para ganar su compromiso con las causas populares, para poder así movilizarlos con el objetivo de llevar adelante las luchas y reivindicaciones que abran el camino hacia la ruptura revolucionaria.

Porque nosotros, como Juventud Guevarista, como jóvenes revolucionarios buscamos seducir a las juventudes de tomar el camino de la lucha por la liberación. Porque para salir de esta situación negativa en la que vivimos, debemos oponerle la solución, la alternativa. Y la solución es, creemos nosotros, la lucha. La lucha contra la ignorancia, promoviendo el estudio y la formación integral, para crear cabezas libres para poder ser seres libres. La lucha contra el individualismo y el egoísmo, oponiéndole el colectivismo y la solidaridad entre iguales. La lucha contra la opresión, enfrentando al enemigo de clase y al enemigo de la humanidad, de todas las formas y con todos los métodos posibles. La lucha contra la desesperanza, oponiéndole la esperanza de vivir en un mundo mejor, de libertad y justicia. Donde no hayan explotadores y explotados, donde no hayan ricos y pobres, donde no haya capitalismo. Luchar por la sociedad del pan y las rosas, por el Socialismo.

Para esto debemos denunciar claramente quiénes son los enemigos del pueblo: el imperialismo, la oligarquía criolla y los actuales gobernantes social liberales disfrazados de izquierdistas. Debemos desenmascarar a los oportunistas insertos en el movimiento social. Los que dominan el movimiento estudiantil y sindical. Debemos concienciar a la mayor cantidad de jóvenes que podamos, con la prédica política y el ejemplo. Siguiendo el legado guevarista. Debemos vincularnos, insertarnos, discutir, debatir, aprender, enseñar, ser ejemplo en el sacrificio y la solidaridad.

Debemos enfrentar al imperialismo con las formas y métodos que el pueblo esté dispuesto a asumir.

Debemos desenmascarar al imperialismo y a sus cómplices gobernantes. Desenmascarar a este gobierno “regresista”, antipopular, represor y criminalizador. Debemos luchar por la liberación de Fernando y por el desprocesamiento de los luchadores sociales.

En fin, debemos luchar, siguiendo la senda trazada por Artigas, el Che y Sendic, hacia la liberación definitiva de nuestro pueblo.

¡Hasta vencer o morir por la Revolución y el Socialismo!

¡Viva la Clase Obrera!

¡Viva el Movimiento Revolucionario Oriental!

¡Arriba los que luchamos!

¡Salú!

————————–
Intervención a cargo del Compañero Federico Boga, Responsable Político de la JG.

Ver fotos del acto