Declaración política del IV Encuentro de Juventudes Revolucionarias.

11.Jun.19    General
    ()


El pasado 24, 25 y 26 de mayo se realizó en Buenos Aires, Argentina, el IV Encuentro de Juventudes Revolucionarias, el cual se decidió llamar, en referencia a la fecha que marca el 54° aniversario del Partido Revolucionario de los Trabajadores y por la propia dinámica de los aportes al debate: PRT – Seremos como el Che. Del mismo participaron compañeros y compañeras de Argentina, Paraguay, Venezuela, Colombia y Uruguay quienes durante intensas jornadas discutieron, intercambiaron y aprendieron sobre ejes temáticos tales como: los progresismos en América Latina, la juventud y la revolución, los procesos extractivistas en nuestra América, y de forma paralela se desarrolló el encuentro de Género donde se discutió en torno a la necesidad de impulsar un feminismo de clase y la legalización del aborto entre otros temas. A modo de síntesis de las discusiones y experiencias que los compañeros y compañeras pudieron aportar consideramos declarar lo siguiente:


Nuestra clase trabajadora y los sectores populares de los países de nuestra América ven descargada sobre sí la crisis del sistema capitalista. Aquella coyuntura donde en base al alza del precio en determinadas materias primas se vio sustentada una cierta prosperidad económica que permitió insuficientes mejoras económicas para la clase trabajadora y sectores populares, ya no es tal, por lo que los gobiernos deciden hacer pagar a los trabajadores las consecuencias de sus políticas. Incluso debemos atender que significaron para nuestra clase las políticas impulsadas desde los progresismos, encabezados por el falso socialismo en Venezuela, con un común denominador: la primarización de la economía, condenando la prosperidad al precio de alguna materia prima, la devastación de nuestros recursos naturales, extraídos a diestra y siniestra por las multinacionales que ven las puertas abiertas a enriquecerse con la legitimidad y complicidad de la burguesía local la cual actúa como garante con el Estado y su fuerza represiva como sustentos para aplastar cualquier intento de lucha de nuestra clase.

Y es que en los distintos rincones de nuestra América resuena la palabra lucha, y como no hacerlo cuando son las hijas e hijos de la clase trabajadora los que mueren a diario por asesinatos laborales, los que mueren a diario por enfermedades ocasionadas por la utilización de los agrotóxicos, los que ven como pierden a diario sus pocas cosas materiales por inundaciones, son los que a diario ven su vida ir en la explotación y opresión de una clase burguesa que no tiene más interés que aumentar sus ganancias y multiplicar su capital a costa del sudor y la sangre de la clase trabajadora. Ahora bien, frente a estas luchas que se multiplican se hace necesaria la participación de organizaciones políticas revolucionarias que sean capaces de brindarle lineamientos políticos a estas luchas, donde se hace imprescindible la organización de las mismas, la claridad para identificar el enemigo común y aquellos con quienes establecer alianzas, organizaciones políticas capaces de elevar la conciencia de los trabajadores y trabajadoras en una coyuntura clara de retroceso en el nivel de la misma, de insistir que nuestra clase debe profundizar el plano de lo reivindicativo por una propuesta superadora de este sistema y para ello debemos tender a construir y consolidar la construcción del partido revolucionario.

Es que dentro del capitalismo no hay salida para la explotación y opresión de nuestra clase, debemos asumir la necesidad de impulsar todas las formas de lucha que los trabajadores y trabajadoras han utilizado como herramientas de liberación, donde cada una de estas abonen a la revolución y se pueda visualizar que el faro guía de nuestra clase es la necesaria y posible construcción del socialismo. Y en cada uno de estos procesos se hace fundamental la participación de los jóvenes, aquellos que asuman rebelarse contra este sistema hambreador y quienes a diario deben asumir la formación en la ideología de los trabajadores como herramienta que sacuda la penetrante injerencia burguesa en nuestra forma de pensar y actuar. Somos los jóvenes quienes debemos aporta la sangre nueva, ser creadores, tener la iniciativa, pero sabedores también que somos parte de una clase que cuenta en sus filas con miles y miles de hombres y mujeres que no han abdicado en su lucha por la revolución y el socialismo, manteniéndose en defensa de los intereses de nuestra clase a pesar del reflujo en la lucha y de quienes debemos nutrirnos para ser mejores revolucionarias/os y a quienes debemos nutrir con nuestras ansías y nuestros sueños que no son utopía ni optimismo sino que son justicia social y libertad.

Por una juventud revolucionaria con rol protagónico en la lucha de nuestros pueblos.

Por la construcción del partido revolucionario.

Por la destrucción de este sistema capitalista explotador y opresor de nuestra clase trabajadora.

Por la lucha revolucionaria, la liberación y la construcción del socialismo.

VENCEREMOS
Juventud Guevarista de Uruguay / Partido Guevarista de Argentina / Frente de Acción Revolucionaria / Colectivo Contramuro / Movimiento Brazo Libertario / Movimiento de Trabajadores en Lucha / Colectiva de Mujeres Antipatriarcales Brujas en Resistencia