No importa cuando leas esto…

03.Abr.19    General
    ()

No importa cuando leas esto, el gobierno decidió incumplir una promesa de campaña como lo fue llegar a determinado porcentaje del PBI destinado a la educación, privilegiando los recursos destinados a otros ministerios como lo es el del interior, por ejemplo.
No importa cuando leas esto, el gobierno decide potenciar su fuerza coercitiva que impulsar mejoras sustanciales en el área de la educación.
No importa cuando leas esto, el gobierno decide año a año pagar la deuda externa y sus intereses en desmedro de inversiones en educación.


No importa cuando leas esto, el gobierno exonera de impuestos a la educación privada, impulsa políticas públicas privadas (PPP) e impulsa exoneraciones fiscales que a partir del año 2007 con la ley de reforma tributaria (ley 18.083) contemplan las donaciones especiales para aquellas empresas contribuyentes de IRAE (impuesto a la renta de las actividades económicas), que apoyen económicamente a diversas instituciones privadas u organismos públicos de diversos sectores. El pago del IRAE equivale al 25% del resultado del ejercicio (ganancias menos pérdidas) de la empresa. La ley establece que el 75% de la donación que realiza la compañía se imputa directamente como pago a cuenta del IRAE. El 25% restante se computa como gasto de la empresa y, por lo tanto, deja de generar IRAE. Por esta razón, la compañía se ahorrará el pago del 25% de este 25%, que equivale a un 6,25%. Sumado al 75% implica que la exoneración tributaria para la empresa será del 81,25%. La ley establece también un tope anual a las donaciones que las instituciones pueden recibir.
De este modo cuando Tabaré Vázquez terminó su primer mandato, la ANEP atraía el 98% de las donaciones especiales que las empresas hacían a la educación primaria, secundaria y técnica. Desde entonces la captación de donativos en el sector público ha ido en picada y en el año 2017 los liceos privados (gratuitos) recibieron 18 veces más dinero. Solo el Liceo Impulso obtuvo más de $ 68,5 millones en 2017; nueve veces más que todo lo recibido por la ANEP ($ 7,5). De hecho, entre las diez instituciones que más donaciones absorbieron en 2017, la mitad son liceos privados gratuitos (a Impulso se le suman Los Pinos, Providencia, Jubilar y Francisco). Algunos de los mencionados como el Providencia, el Jubilar y Francisco son gestionaos directamente por sectores de la iglesia católica o fundaciones vinculadas a la misma, donde no solo se enriquecen a costa del lucro con la educación, sino que se mantienen en la órbita de poder que históricamente han mantenido en la legitimación del sistema dominante.

No importa cuando leas esto, la falta de recursos a nivel educativo genera superpoblaciones en los liceos, falta de equipos multidisciplinarios que puedan atender la realidad de los sectores más marginalizados de nuestra sociedad, allí donde se levantan los liceos públicos de gestión privada como Casavalle, es donde los liceos públicos sufren las consecuencias de la desidia del gobierno y dejan en una constante situación de vulnerabilidad a los estudiantes y trabajadores.

No importa cuando leas esto, la falta de inversión genera que edificios que se inauguran a nuevo inmediatamente presenten fallas, así es la realidad que se vive en el liceo 76, ubicado en la Curva de Maroñas, inaugurado en este 2019. No tiene timbre. No tiene mapas. No tiene sala de informática. No tiene fotocopiadora. No hay cortinas en los salones. No hay escuadras ni compás de pizarra. No tiene una pelota para las clases de Educación Física. No tienen ni un reproductor de audio para los docentes de Música. Esa es la realidad –llena de carencias- que enfrenta el nuevo liceo. En el centro educativo hay un bibliotecario, pero aún no hay biblioteca ni libros. Hay salones dispuestos para convertirse en laboratorios, pero están vacíos y sucios por una obra que aún no culmina. Los materiales para esos laboratorios ya están en el liceo, pero no hay inventario ni un preparador de Química para colocarlos debidamente y equipar el laboratorio. Las clases de informática, a falta de una sala con computadoras, se dan de forma teórica. Los profesores de Geografía pasan por el liceo 19 –que está al lado- para ver si hay algún mapa libre que puedan usar en el 76.

No importa cuando leas esto, los docentes han tenido serias dificultades para poder hacerse de las horas de trabajo. Este año un elevado porcentaje de docentes interinos han conseguido sus horas de trabajo en la última semana de febrero, cuando las clases estaban programadas para que comenzaran el primer día de marzo, lo cual no hace más que demostrar hecho tras hecho la inoperancia de las autoridades competentes en la educación, quienes no son capaces de respetar los tiempos de planificación, pedagógicos y didácticos que implica la preparación de un curso al cual se accedió hace menos de una semana con el único cometido de alcanzar la cantidad de días que ellos consideran adecuados en el ciclo lectivo, ejecutándolo mediante el autoritarismo y arbitrariedad imponiendo así sus planificaciones sin ningún tipo de consulta con los trabajadores, lo cual no resulta novedoso ya que en los tan mentados consejos de salarios, los trabajadores de la educación se han encontrado una y otra vez frente a la evasión de esas instancias, no existiendo negociación colectiva real y concretándose lo que en fin ejecutan las autoridades.

No importa cuando leas esto, los estudiantes a nivel universitario se estarán disputando los cupos limitados que las facultades les ofrecen para poder cursar. Actualmente hace dos semanas no se dictan clases en la facultad de psicología. “La matrícula viene aumentando año tras año, más de 2000 estudiantes ingresaron por año en los últimos tres años, dentro de los ingresos la UdelaR es de las que tiene menos presupuesto y en relación presupuesto-cantidad de estudiantes es la peor ubicada en la UdelaR. No hay suficientes docentes ni funcionarios no docentes y no hay presupuesto para contratar más. Las consecuencias que enfrentamos por la falta de presupuesto se ve reflejada en falta de cupos y en condiciones edilicias muy complicadas. Los salones no dan abasto, los lugares para estudiar tampoco. En invierno para estar haciendo los trabajos dentro de la facultad no hay lugar, terminamos haciendo en los pasillos incluso” planteo la consejera estudiantil. Claro está podríamos estar un tiempo extendido haciendo referencia a como esta realidad que se vive en facultad de sicología se manifiesta en el resto de las universidades públicas de diferentes maneras.

No importa cuando leas esto, el multiempleo será una característica de la labor docente. Según el último censo docente realizado por más del 90% de los mismos la problemática realidad sigue siendo la misma que en el 2007 cuando se realizó el anterior. En 2018 el 68, 6% de los docentes de secundaria ejercía multiempleo, en UTU el número se eleva al 68,3% y en el CFE 70,9%.
Siguiendo en esta línea no importa cuando leas esto, el ausentismo docente tendrá como principal causa las licencias médicas, de las cuales en su mayoría son certificadas por estrés, desde el momento que entre otras tantas razones debe auxiliar y cubrir las necesidades que deberían ser responsabilidades del estado, por ejemplo que todos pudiesen tener un plato de comida, un lugar donde dormir, vínculos afectivos, todo eso y mucho más de lo que nos prohíbe este sistema de explotación y opresión y que aquellos que hoy nos gobiernan lo legitiman y usufructúan del mismo.

No importa cuando leas esto, los desertores estudiantiles serán aquellos que provienen de los quintiles más pobres de la población y aquellos que el sistema utiliza para experimentar y lavar su imagen en algunos casos como los antes nombrados liceo Impulso, Jubilar etc. O en otro orden para que sean funcionales al andar del sistema, aquellos que sin oportunidad alguna de poder al menos vender su fuerza de trabajo por un salario que apenas permita sobrevivir, engrosan los números de delincuencia juvenil y tienen como destino, la cárcel, los centros juveniles del INAU, el abismo de las drogas, condenados por quienes los utilizan para engendrar miedo y vender libertad a costa de lo que ellos deciden como y cuanto vender. En nuestro país seis de cada diez jóvenes no termina Educación Secundaria Media, y cuando se va a las causas del abandono, el 70 % de los desertores dice que la educación le parece “irrelevante” y que no le encuentran el “costo-beneficio” de destinar su tiempo a estudiar, en relación con otras actividades, como trabajar. De este modo generan la mano de obra barata que siempre es necesaria para que las ganancias pueden engrosarse en los bolsillos de los capitalistas a costa del salario del trabajador.

No importa cuando leas esto, para las autoridades siempre son más importantes los resultados a costa de lo que se debe renunciar en la calidad para llegar a los mismos. Así pues, se multiplican los planes para terminar Ciclo Básico en un año, año y medio para menos de 18 donde los contenidos programáticos no existen y se apuesta al trabajo en proyectos, en competencias y demás que permiten ir generando un perfil que lo reproduzca en su lugar de inserción laboral.

No importa cuando leas esto, trabajadores y estudiantes deberemos seguir trabajando en pos de la unidad de los explotados y oprimidos, tratando de mancomunar los principales problemas que los afectan no solo desde la perspectiva estudiantil, sino planificar un trabajo superador de la educación y superar encaminado a una lucha de clases donde la educación como tal aporte a la construcción de una sociedad donde no predominen las ideas de la burguesía y los sectores reformistas, sino que la clase trabajadora y sectores populares se hagan de su destino sabiendo que la educación es un arma de liberación y que debe ser orientada a la trasformación y superación de este sistema de opresión y explotación.