14 de Agosto día de los Mártires Estudiantiles: Reconstruir la Rebeldía Estudiantil

09.Ago.07 :: Opinión Guevarista

El 14 de agosto de 1968 era asesinado por la policía el estudiante de odontología Líber Arce. Tenía 28 años. Fue el primer estudiante muerto en la lucha contra el autoritarismo pachequista. En los meses siguientes los aparatos represivos del estado burgués, en su ofensiva contra las luchas de los estudiantes, cobrarían las vidas de Santiago Rodríguez Muela, Hugo de los Santos y Susana Pintos.



El 68 fue un año clave para el movimiento juvenil a nivel mundial. Los estudiantes encabezaban movilizaciones y protestas en varias ciudades de América y Europa. París, Berlín, Belgrado, Roma, Amsterdam, Londres, Tokio, México DF, zonas mineras de Bolivia, Lima, Río, etc.; eran sacudidas por los estudiantes movilizados.
En mayo del 68 un levantamiento estudiantil en París contra el gobierno de De Gaulle, termina en la ocupación de centros de estudios y en enfrentamientos con la policía. Este levantamiento estudiantil radical sería conocido como el mayo francés.
Los hechos que se sucitaron en aquellos tiempos a nivel mundial tenían varios orígenes. Entre ellos encontramos la muerte del Che en Bolivia en octubre del 67, la campaña internacional contra el imperialismo yanqui y su invasión a Vietnam, entre otros. Además, corresponde agregar que otro detonante para las movilizaciones populares fue el alza de los precios del petróleo, que generó crisis en varios países.
Indudablemente estamos hablando de que estistía a nivel global, una situación revolucionaria. En algunos países se manifestó antes que en otros, pero la ola revolucionaria se expandía por el orbe. Como respuesta estaban las intervenciones imperialistas y, ligados a ello, los golpes de estado. En América Latina se había dado el golpe de estado en Brasil en el 64, en Argentina en el 66, por nombrar los países más cercanos.
La ebullición de los explotados de América era objetiva. Movilizaciones de masas, huelgas, enfrentamientos, el accionar de grupos guerrilleros, etc.
En nuestro país, llega a su fin la burbuja de la Suiza de América y se instala una crisis de proporciones. Se profundiza la expropiación de los salarios de los trabajadores y esto genera enfrentamientos. Los cañeros de Bella Unión se movilizan y llegan, marchando a pie, hasta Montevideo.
Pacheco decreta el “Congelamiento de precios y salarios”, y la suba del boleto del transporte capitalino hace de detonante para la explosión del movimiento estudiantil.
Como respuesta a esta crisis instalada en el país, se producen grandes movilizaciones populares y se inicia el accionar de grupos guerrilleros. Surgen el MLN-T, las FARO (brazo armado del MRO) y la OPR-33 (organización militar de la FAU).
Los jóvenes estudiantes elevan su nivel de conciencia y se vinculan al movimiento obrero. Surge en la práctica y en los hechos una verdadera unidad obrero-estudiantil.
El surgimiento de organizaciones estudiantiles combativas y revolucionarias como el FER (Frente Estudiantil Revolucionario, fundado por la Juventud del MRO), hace que las organizaciones armadas nutran sus filas con combatientes provenientes del estudiantado.
Los estudiantes luchaban y combatían, no solo por sus intereses particulares, sino también por los intereses generales de los explotados. Existía una gran sensibilidad por parte de los estudiantes para con las condiciones en las que vivía el proletariado, se solidarizaban y se plegaban a sus luchas.

El movimiento estudiantil hoy

Indudablemente hoy no vivimos en las condiciones de aquella época.
Hoy encontramos al estudiantado desarmado ideológicamente. Paralizado y neutralizado. Dominado por las tendencias socialdemócratas, gradualistas, conciliadoras y conformistas. Al servicio de los intereses del actual gobierno frenteamplista. Sometido, desde sus direcciones, a los intereses del gobierno y el imperialismo.
Aquellos estudiantes que murieron a fines de los 60 e inicios de los 70 lo hicieron luchando por una sociedad mejor. Por una sociedad donde no existieran explotados ni explotadores.
Esa es una necesidad aun hoy. La explotación y el saqueo a los pueblos por parte del imperialismo y sus aliados criollos se mantiene. La desigualdad crece y se profundiza. Cada vez es más dificil para los jóvenes poder estudiar y trabajar. A su vez, quienes estudiamos somos malformados por un sistema educativo impuesto por los organismos de crédito internacionales; y quienes trabajamos somos súper explotados por salarios miserables que condicionan nuestra independencia económica y limitan nuestras posibilidades de estudio, crecimiento y desarrollo integral.
Las condiciones están dadas para que resurja un movimiento estudiantil solidario, combativo y rebelde. Está en nosotros impulsarlo.
Para eso debemos apuntar al desarrollo de la conciencia, la organización y la lucha. Porque solo así los jóvenes estudiantes y trabajadores, podremos forjar un mañana mejor para nosotros y nuestros descendientes.
Solo la lucha conciente y consecuente nos permitirá arribar a esa sociedad justa e igualitaria que hoy aspiramos: el Socialismo.