El legado artiguista y la manipulación progresista

19.Jun.07 :: Opinión Guevarista

En su época Artigas luchaba por cambiar el viejo sistema feudal hacia las nuevas ideas liberales. Fue un revolucionario que con su intransigencia, consecuencia y su prevención de que los más infelices sean los más privilegiados, logró legarnos su ideario que hoy continúa vigente, pero en avance hacia las nuevas ideas del socialismo.



Históricamente las fuerzas combinadas del imperialismo, las burguesías monopólicas y nacionales, y los reformistas han utilizado a los grandes luchadores sociales y sobre todo a los lideres revolucionarios, como telón de fondo, simulando seguir sus ideas, utilizando expresiones de estos luchadores como consignas propias para manipular y confundir a los pueblos. Cuando en realidad no hacen más que asegurarse que no surjan otros revolucionarios como ellos, cuando no hacen más que reprimir cada acto, concentración o manifestación que levante, reafirme y continúe la lucha que estos hombres protagonizaron. La lucha por la liberación de los pueblos oprimidos, la lucha contra el enemigo principal de la humanidad: el imperialismo, contra los capitalistas nacionales que explotan a los trabajadores, únicos protagonistas de la producción de la riqueza, y la lucha contra el reformismo, que bajo estos intentos de pactos sociales y conciliación de clase esconde su verdadera función de gerentes mandaderos del imperialismo.
Un claro ejemplo de manipulación es intentar imponer un pacto social entre el ejército y el pueblo un 19 de junio, fecha histórica que recuerda el nacimiento de Artigas, como si fueran sus ideas las que representasen este pacto social.
En este pacto social subyace el interés de este gobierno de cumplir con las condiciones que impone el imperialismo para atraer la inversión extranjera, de brindar las mayores garantías políticas y jurídicas creando los llamados “climas favorables de inversión”, que no son más que la supeditación al imperialismo.
Poner a Artigas como legitimador del pacto social como garantía al imperialismo es traicionarlo. El abrir las puertas al inversor extranjero de las multinacionales previa firma de los TPPI (Tratados de Protección y Promoción de Inversiones). El expropiar bajo remate las tierras a los productores rurales, provocando suicidios y despoblamiento del campo, para vendérsela luego a los extranjeros para el mal usufructo y exterminio improductivo de las tierras, colocando además al pais en la dependencia de la monoproducción de eucaliptos es, al decir de Artigas, “vender el rico patrimonio al vil precio de la necesidad”.
Artigas plantearía la reforma agraria con confiscación del latifundio de aquellos malos europeos y peores americanos, reparto de tierras entre los más humildes (¡no a la criminalización de las ocupaciones de tierras pal que la trabaja!), apoyo del gobierno en el desarrollo productivo.
El abrir las puertas a la indiscriminada importación como por ej. la industria textil, provocando la destrucción de la industria nacional y como consecuencia perdida masiva de empleos; el asociar con privados los entes del estado como este gobierno plantea, es no proteger la industria nacional como planteaba Artigas. Éste planteaba la igualdad de los impuestos y sisas entre las provincias, que se impusieran a las introducciones extranjeras, y que se recargaran todas aquellas que perjudicaran nuestro arte y fábricas, a fin de fomentar la producción en nuestro territorio.
Artigas luchaba por soberanía nacional, e independencia del imperialismo, por una integración regional de los pueblos en condiciones de igualdad de derecho.
Artigas en su época histórica luchó contra el imperialismo Británico, pero también contra los gerentes de la época, los españoles y los portugueses para lograr la independencia. Pero luchó además, contra la Junta de Mayo para llevar adelante la idea de República; contra los Centralistas Porteños para llevar adelante las ideas de Federación, y hasta con sus propios tenientes que lo traicionaron.
En su época Artigas luchaba por cambiar el viejo sistema feudal hacia las nuevas ideas liberales. Fue un revolucionario que con su intransigencia, consecuencia y su prevención de que los más infelices sean los más privilegiados, logró legarnos su ideario que hoy continúa vigente, pero en avance hacia las nuevas ideas del socialismo.

Lo nuevo es la clase obrera, lo viejo es la burguesía.

Las nuevas ideas de la clase obrera avanzan hacia la liberación nacional y social, hacia una democracia popular, internacionalista, basada en la planificación de la producción y el consumo, superando el despilfarro y la anarquía de producción ligada a las fuerzas ciegas del mercado.
¡Artigas vive en la memoria y en el anhelo del pueblo de ser libre!