79 aniversario del nacimiento del Che: La vida al servicio de la Revolución y el Socialismo

15.Jun.07 :: Opinión Guevarista

El Che Guevara entregó su vida a la lucha por la liberación de los pobres, explotados y oprimidos. Entregó su vida en la lucha por la revolución y el socialismo. Entregó su vida como hicieron tantos y tantas a lo largo y ancho de nuestra América, y que junto a él, hoy homenajeamos, recordamos y nos comprometemos a continuar su lucha por la definitiva liberación de los pueblos oprimidos por el imperialismo.



El 14 de junio de 1928 nacía Ernesto Guevara de la Serna en Rosario, Argentina. Hoy cumpliría 79 años. Desde pequeño ya demostraba su capacidad y dotes intelectuales. Influenciado por su madre, mujer instruida e intelectualmente muy inquieta, se abocó al estudio de la literatura, filosofía y más adelante de la medicina. Apenas terminado el bachillerato intentó escribir un diccionario filosófico. Ingresa a la Universidad para estudiar Medicina. En el año 1952 decide, junto con su gran amigo Alberto Granados, realizar un viaje de recorrida por varios países de América del Sur.
En este viaje, que lo llevó a recorrer parte de Argentina, Chile, Perú, Colombia y Venezuela, Ernesto toma contacto con los sectores más afectados por el sistema capitalista dependiente: los trabajadores de la ciudad y el campo. Terminada esta primera etapa de su viaje, decide volver a Argentina para rendir las últimas materias para recibirse de Doctor en Medicina.
Apenas recibido, parte nuevamente con destino a Venezuela, pero hechos sucedidos en Bolivia lo hacen modificar el rumbo.
En 1953 arriba a Guatemala, donde Ernesto se vincula más profundamente con los oprimidos. Allí conoce a Ñico López, cubano sobreviviente del asalto al Moncada con quien entabla una relación de amistad y a Hilda Gadea, quien será su compañera y la que lo introduce a la lectura de los textos de Marx. Si bien ya en Perú, en el 52, había accedido a textos del marxista peruano Carlos Mariátegui, es en Guatemala donde profundiza su estudio del marxismo. Al incorporar el estudio del marxismo, Ernesto profundiza su compromiso con los oprimidos y asume la lucha por sus intereses. En esos momentos los yanquis invadían Guatemala y el Che decide incorporarse a la resistencia popular en defensa del gobierno progresista y antiimperialista encabezado por Jacobo Árbenz.
La invasión yanqui se concreta, y Ernesto debe exiliarse en la embajada Argentina y posteriormente escapar hacia México. Allí, luego de un periodo de deambular y de trabajar como fotógrafo para poder sobrevivir (leche y pan era su alimento diario), conoce a exiliados cubanos sobrevivientes del asalto al Cuartel Moncada con quienes profundiza relación y discusión. En julio de 1955 conoce a Fidel Castro.
En su estadía en México el Che profundiza y agudiza su estudio de textos marxistas: devora los tres tomos de El Capital.
Incorporado al núcleo de cubanos que embarcarían en el Granma para liberar a Cuba, se dedica a formar en el marxismo a los integrantes del Movimiento 26 de Julio, junto con Fidel y Raúl que ya dominaban la ciencia del materialismo dialéctico.

De Médico a Guerrillero

El Che se incorpora a los expedicionarios del Granma como médico. Pero esta situación cambiaría, porque apenas desembarcaron fueron sorprendidos por el ejército batistiano. En esta emboscada de la tiranía mueren 70 de los 82 expedicionarios. El Che es herido en el cuello y en el pecho. El grupo inicial queda dividido en dos grupos. Es entonces cuando el Che debe optar por el fusil o el botiquín. Asume, entonces, como combatiente, dejando en un segundo plano su responsabilidad de médico de la tropa.
El primer enfrentamiento victorioso con las fuerzas de la dictadura se produce en el combate de La Plata. Che se mostraba como un hombre audaz y sin temor al peligro, lo que lo convertiría en un ejemplar combatiente. Tan es así que en julio de 1957 el Che recibe el grado de Comandante. En agosto de 1958 es investido Comandante de la Columna N° 8 “Ciro Redondo”, con la que desarrollaría varios combates victoriosos, culminando con la victoria en el combate de Santa Clara, vital para la victoria de la revolución.

Eterno combatiente

El 1° de enero de 1959 entran victoriosos los integrantes del Ejército Rebelde a La Habana. Después de tres años de duros enfrentamientos, con avances y retrocesos, con varios combatientes caídos y con un pueblo incorporado a la lucha revolucionaria, había que dedicarse a construir Socialismo.
Es así que el Che es nombrado Ministro de Industrias y Presidente del Banco Central. Además de ser el representante de Cuba en varios encuentros internacionales. Recorre varios países de África y la Europa del Este. Pero entiende, en definitiva, que su papel en el proceso revolucionario mundial, como buen internacionalista, era impulsar y apoyar levantamientos revolucionarios antiimperialistas en el Tercer Mundo.
En este marco decide abandonar sus responsabilidades en el gobierno cubano, para marcharse a combatir al Congo, en el año 1965. Se incorpora junto con otros combatientes cubanos a la lucha por la independencia congoleña. Esa experiencia no tiene el éxito deseado y el Che debe abandonar África antes de lo planificado. Pero su objetivo de internacionalizar la revolución lo llevaría a planificar el desarrollo de la guerrilla en Bolivia.
Allí llega en noviembre de 1966 con un destacamento de combatientes cubanos, entre los que había veteranos de la Sierra Maestra y del Congo, con los que se une a los combatientes bolivianos.
Che elije Bolivia por varias razones, entre ellas por la situación de extrema pobreza que sufría la gran mayoría del pueblo, las condiciones de explotación en la que se debatían los obreros y campesinos, así como por sus condiciones geográficas. Contaba con una zona selvática como para desarrollar la guerrilla, y además estaba en el corazón de América.
La traición del PC boliviano (liderado por Monje), que le había prometido el suministro de armas, víveres y combatientes, sumado a la pérdida de contacto con La Habana, así como el hecho de no haber “calzado” entre los campesinos bolivianos, entre otras cosas, precipitaron el aislamiento del grupo y su posterior aniquilamiento a manos del ejército boliviano en conjunto con los “boinas verdes” yanquis.
El 8 de octubre el Che era herido en combate y tomado prisionero. Al día siguiente fue ejecutado por un soldado boliviano.
El Che Guevara entregó su vida a la lucha por la liberación de los pobres, explotados y oprimidos. Entregó su vida en la lucha por la revolución y el socialismo. Entregó su vida como hicieron tantos y tantas a lo largo y ancho de nuestra América, y que junto a él, hoy homenajeamos, recordamos y nos comprometemos a continuar su lucha por la definitiva liberación de los pueblos oprimidos por el imperialismo. #