Mensaje de la JUVENTUD GUEVARISTA en el acto 44 aniversario del MRO.

22.Abr.05 :: Opinión Guevarista


Buenas noches queridos compañeras y compañeros.
Es para nosotros un gratísimo honor y una tremenda responsabilidad asumir parte de la oratoria en este acto de conmemoración de un nuevo aniversario del Movimiento Revolucionario Oriental.
Como jóvenes guevaristas nos cabe la responsabilidad de realizar una valoración de la situación de los jóvenes en general y en particular de aquellos jóvenes pertenecientes a nuestra clase.

Dado que la situación socio-económica de nuestro pueblo viene siendo crítica desde hace varios años, los jóvenes no escapamos a ello. No solo que no escapamos, sino que la situación de pauperización de la juventud es realmente alarmante.

Compañeros, del total de los habitantes del país solo 900 mil somos jóvenes, y de estos 250.000 vivimos en condiciones de pobreza.
Si a esto agregamos que el índice demográfico es de tendencia negativa y que los jóvenes somos expulsados del país por falta de trabajo, nos encontramos con un país envejecido y sin muchas expectativas de avance.
Continuando con algunos datos para situarnos en la realidad en que vivimos: el desempleo en la población juvenil económicamente activa del país se encuentra en un 25%. LA CUARTA PARTE.
O sea uno de cada cuatro jóvenes no tiene trabajo, y los pocos que lo tienen están siendo super explotados, con salarios paupérrimos, con jornadas interminables, horas extras no pagas, teniendo que transar de trabajar en negro para sacar un poco más efectivo a fin de mes, pensando que todavía somos jóvenes y que para la jubilación falta mucho.
El índice de delincuencia en los jóvenes ha superado en un 100% el de años anteriores. Parte de los que son el futuro del pueblo, se encuentra en las calles delinquiendo para poder sobrevivir a este sistema maldito, que se perpetúa, que los excluye del sistema educativo, que no les ofrece oportunidades en el mercado laboral y los arroja a las calles a la deriva.
Ha aumentado la gravedad de los delitos, hay más homicidios, más rapiñas y la mayoría de éstos son imputados a menores de 18 años. Como esta franja de delincuencia social ha aumentado, la solución que plantea el sistema es la reducción de la imputabilidad a los 16 años. Desde el poder no hay ningún plan alternativo que trabaje en pos de atacar las causas fundamentales de este problema. Porque en los centros de supuesta rehabilitación son víctimas de uso y abuso.
Se condena a los jóvenes por ser jóvenes y por ser pobres. Para unos pocos cursos empresariales y para los más la cárcel y la exclusión social. Para unos pocos el acceso al consumismo y para los más el revolverse como se pueda, la prostitución, el zafe con pasta base, la cumbia villera o el pasaporte. Sin dudas la realidad excede lo que en pocas palabras hemos ilustrado y ese hecho nos convoca a continuar analizando, procesando la discusión en aquellos lugares donde cotidianamente nos vamos encontrando, para ir generando alternativas que surjan por la base en donde se sufre cotidianamente el flagelo de la exclusión.

Compañeros, otro de los temas que es de rigor tratar es el problema de la educación. Dentro de este los dos aspectos fundamentales son: el presupuesto y el programa.
Con respecto al programa hace ya algunos años viene siendo afectado por una reforma educativa que lo ha desmantelado de todo contenido formativo, una reforma que viene mandatada por el BID, impuesta arbitrariamente por gobiernos anteriores e incluida en el acuerdo multipartidario promovido por el nuevo gobierno.
El objetivo de esta reforma y porque no decir el objetivo del imperialismo es: la capacitación de los individuos para servir en el mercado, porque como toda inversión, la que se realice en educación DICEN, debe ser rentable. La inversión en capital humano según el BM se hace mediante la taza de rentabilidad en educación que se expresa como rendimiento anual. Es decir, qué porcentaje de alumnos ingresan, cuantos promueven, cuantos reprueban y cuantos egresan de las instituciones educativas, algo similar a lo cotizado en las cuentas bancarias. Esto es la aplicación sin tapujos de los criterios de mercado, oferta, demanda, tasa de ganancia, rentabilidad, plusvalor, entre otros.
Ya no existe un programa que promueva a contribuir al pleno desarrollo de las personalidades que apunten a la formación de individuos con capacidad crítica para comprenderla realidad y actuar sobre ella para transformarla. NO. Acá lo que se promueve es un aprendizaje superficial de técnicas básicas para manejo de información con el fin de que cada uno se adecue a cualquier tipo de servicio que le toque desempeñar en la vida.
Y hay más, pero pasemos a El Presupuesto,

Mientras la reivindicación histórica del presupuesto para la educación ha sido el 6% del PBI, el gobierno le pasa por encima a las luchas de estudiantes, funcionarios y docentes, y nos tiran con un 3.5% para el final del período. Los que antes reivindicaban ese 6% ahora nos dicen que con el 2.5% bien administrado, alcanza. ESTO ES PEOR QUE EL PLAN DE INDIGENCIA. Parece que el gobierno concuerda con el BM en que la educación es un servicio y que hay reducir el gasto al mínimo para que sea compatible con su prestación. Pero esto no es todo. El Banco Mundial pretende: reducir la cantidad de maestros y destinar los recursos AHORRADOS a otros insumos. Y DICE además: “LOS EDIFICIOS ESCOLARES NO SON DEL TODO NECESARIOS PARA OBTENER LOS RESULTADOS ACADEMICOS DESEADOS”. HABRIA QUE VER SI ELLOS ESTAN DISPUESTOS A QUE SUS HIJOS ASISTAN A CLASES A LA INTEMPERIE O EN CONTENEDORES, COMO LO ESTAN HACIENDO MUCHOS DE NUESTROS GURISES. CONTENEDORES SIMILARES A LOS QUE USAN PARA LOS PRESOS SOCIALES DEBIDO A LA SUPERPOBLACIÓN CARCELARIA.
La realidad contrasta con los dichos del BM, los institutos de enseñanza no solo son insuficientes. Es más, muchos están construidos con materiales de mala calidad, por empresas digitadas por el CODICEN, como los contratos de obra otorgados por Menfod, organismo que administra los recursos de la enseñanza, donde uno de los directivos era Renato Opertti, hijo del tristemente célebre Canciller Didier Opertti. Con un presupuesto de gasto que supera enormemente el costo real de la obra y que aporta a engordar la deuda externa que paga JUAN PUEBLO. Un ejemplo de esto es lo que sucedió con el liceo de Médanos de Solymar, donde la empresa constructora ganó la licitación por valor de U$S 1.300.000 y construyó con sólo U$S 250 mil.
Para el BM los programas de alimentación de algunos gobiernos son muy grandes y costosos, por eso proponen sustituir un plato de comida por un desayuno, sin tener en cuenta que muchos de los gurises que comen en la escuela, comen eso y nada más. También propone el BM que a “la educación pública gratuita ingresen solo aquellos niños que sean candidatos calificados (y ojalá se escucharan las comillas, compañeros) en razón de su falta de capacidad de pago”. Según ellos, los costos de la educación deben ser compartidos con la comunidad, como si a la educación no la pagara el pueblo.
Algunos estudiantes de bachillerato y TODOS LOS ESTUDIANTES DE ENSEÑANZA SUPERIOR deberán pagar matricula. EN DEFINITIVA SE NOS VIENE LA PRIVATIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN PUBLICA.

PARA NOSOTROS LA ENSEÑANZA DEBE SER PUBLICA Y GRATUITA EN TODOS LOS NIVELES, POR ESO EL MODELO DEL BM NO TIENE CABIDA. ESTE MODELO VA EN CONTRA DE NUESTROS PRINCIPIOS Y POR LO TANTO LO REPUDIAMOS.

La situación actual, es bastante negativa por cierto y corresponde ahora plantear el por qué de la necesidad de un instrumento político revolucionario de los jóvenes y para los jóvenes.
El haber elegido el nombre de Juventud Guevarista, no es apenas un orgullo es una tremenda responsabilidad. El asumir el legado teórico y práctico de Ernesto Che Guevara significa optar por el sacrificio y la abnegación, por el compromiso con los pobres y explotados, por el amor al pueblo y el profundo odio al capitalismo, a la explotación, al imperialismo. Al definirnos guevaristas asumimos los preceptos ideológicos del Che. Asumimos su ejemplo en la lucha por la formación del hombre nuevo, ese hombre lleno de valores de compromiso social, colectivismo, comprometido con las necesidades de los oprimidos. Quien mejor que los jóvenes para ir generando ese hombre nuevo.
En la Juventud Guevarista tenemos como principio la formación de los jóvenes revolucionarios, embriones de hombres con esos nuevos valores, teniendo como primordial el desarrollo de una ética y moral revolucionaria; jóvenes con la cabeza, el corazón y las manos dispuestas en actitud revolucionaria, con espíritu de camaradería, servicio y esfuerzo.
Ser guevarista, para nosotros, no es levantar de forma idealista al Che Guevara, la cual está cargada de preceptos burgueses que lo colocan como un Quijote, como un utópico soñador. A nosotros, y lo decimos claramente, no nos guía su imágen de “guerrillero heroico” tan mercantilizada, nos guía sus ideas, su espíritu crítico, su antidogmatismo, su lucha por la formación del hombre donde su compromiso individual potencie lo colectivo, su humanismo, su concepción de la organización revolucionaria: el partido, el compromiso internacionalista. Nosotros no tenemos ni hombres ni países guías, tenemos ideas guías.
En esta coyuntura, entonces, donde la situación de los jóvenes se ha agravado en los últimos años desde todo punto de vista, es que hemos decidido, hace ya casi un año, entre un grupo de jóvenes, crear la Juventud Guevarista. Uno de los principios centrales de la JG es no conformarse con la contemplación pasiva de la realidad, sino apuntar a una práctica transformadora revolucionaria.
Por esto es que humildemente creemos en la necesidad de la formación ideológica de los jóvenes para llevar adelante esa práctica transformadora de la realidad. Estamos convencidos de que sin esa formación, muy difícil será dar la batalla contra las ideas que hoy son hegemónicas, que tanto han penetrado en la cabeza de la mayoría de los jóvenes. Esas ideas que pregonan el egoísmo y el individualismo, el “hacé la tuya”. Ideas derrotistas, fatalistas, de considerar que los jóvenes rebeldes son vándalos, alcohólicos, drogadictos; ideas conformistas del “es lo que hay, valor”, que intentan anular el espíritu crítico y la rebeldía que debe caracterizar a la juventud. Ese conformismo que apunta a convencernos de que esto es lo que hay y que no se puede cambiar; “tenés que ser realista” nos dicen. Resulta que ahora debemos conformarnos con no conseguir trabajo, y si lo tenés, no te vayas a sindicalizar para conseguir aumentos y mejoras de condiciones, debemos conformarnos con no poder estudiar, no poder acceder a la vivienda digna, a una salud digna, no poder sostener nuestras familias; nuestra única esperanza es emigrar hacia los países desarrollados que en definitiva se han desarrollado con lo que le han succionado a nuestros padres, abuelos y tatarabuelos. Resulta que ahora, no se piensa más en el socialismo, en la revolución, ahora lo que hay, “valor”, es capitalismo, capitalismo y más capitalismo.
Somos conscientes que nos toca a nosotros, jóvenes, los jóvenes de hoy y los jóvenes de mañana, levantar las viejas banderas de la revolución, de acabar con la explotación del hombre por el hombre, de lucha contra burgueses y oligarcas, y también contra reformistas y oportunistas, de lucha contra el capitalismo y el imperialismo basándonos en la unidad internacionalista proletaria.
Sabemos que recibimos un legado histórico riquísimo. Es cierto que hubo una derrota, pero la consideramos circunstancial, dentro de la dialéctica de una batalla perdida, en la guerra por la liberación de nuestro pueblo. Un legado que nos dejaron compañeros que lucharon por una sociedad mejor, lucharon pensando en nosotros, en definitiva. Compañeros que cayeron, que la quedaron en la tortura, que la quedaron en la lucha cotidiana; compañeros que sobrevivieron a la prisión, al exilio y que hoy están aquí con nosotros, que son ejemplo de lucha y sacrificio, y que merecen todo nuestro amor y respeto, y que merecen que nosotros hagamos que su lucha no haya sido en vano, porque no lo fue. Aunque hoy algunos renieguen de su pasado y se olviden de los compañeros que quedaron, que murieron por esa utopía de liberación y socialismo, ese sueño que hoy está siendo olvidado por quienes están en el gobierno y nos quieren convencer de que murieron por esto, por esta utopía reaccionaria de pretender humanizar el capitalismo. Por eso les decimos a los que siguen por el camino de la revolución y también a los que ofrendaron su vida por ella, que nosotros tenemos memoria, y que basándonos en esa memoria, rescatando todo lo bueno que nos han legado, es que seguiremos levantando las banderas de REVOLUCIÓN tomando aquel pensamiento del Che que decía: “…las burguesías autóctonas han perdido toda su capacidad de oposición al imperialismo, y solo forman su furgón de cola. No hay más cambios que hacer; O REVOLUCION SOCIALISTA O CARICATURA DE REVOLUCION”. Además, decirle a aquellos que han abandonado la lucha revolucionaria y se han pasado con armas y bagajes a la defensa del sistema, que los pueblos tienen memoria y que la historia los juzgará.
Es una época difícil, es una etapa difícil, no sólo para la juventud, sino también para el pueblo oprimido y explotado. La nueva coyuntura nos muestra que buena parte de nuestro pueblo tiene esperanzas en el gobierno actual. Lo siente como SU gobierno, por el que tanto y tantos han luchado. Nos han convencido que la lucha revolucionaria que comenzó a fines de los ‘60, era para llegar a esto, a alcanzar el gobierno en el estado burgués. Este es el hoy.
Consideramos, entonces, que nuestra lucha, la de la Juventud Guevarista, es, junto con otras organizaciones juveniles revolucionarias, y junto con la clase obrera y los trabajadores, una lucha de largo plazo, para la cual debemos armarnos ideológicamente, para preparar a nuestro pueblo para la revolución. Para eso recogemos las palabras del Che cuando dijo: “la arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud, en ella depositamos nuestra esperanza y la preparamos para tomar de nuestras manos la bandera”.
¿Qué significa para nosotros armarnos ideológicamente? Significa hacer nuestra la ideología de los trabajadores, formarnos en el materialismo dialéctico e histórico, en el socialismo científico, herramientas fundamentales para desarrollar la lucha ideológico-política, profundizar la conciencia revolucionaria del pueblo y combatir adecuadamente a nuestros enemigos. Interpretar el marxismo no como un dogma, sino como una guía para la acción, como nos enseñó el Che. Es por eso que estamos convencidos de la validez de la existencia de una Juventud Guevarista.
Nuestra doctrina basada en las ideas del Che, nos guía en la lucha contra el sectarismo. No entendemos a la Juventud Guevarista como un fin en sí misma, sino como un medio para fines revolucionarios. Por eso sentimos la OBLIGACIÓN moral de ser ejemplo de laboriosidad y sacrificio, ligándonos a las masas, a sus luchas, interpretar sus necesidades, tratando de educarlo desde un punto de vista revolucionario. Como decía el Che “en nuestra ambición de revolucionarios, tratamos de caminar tan aprisa como sea posible, abriendo caminos, pero sabemos que tenemos que nutrirnos de la masa y que ésta sólo podrá avanzar más rápido si la alentamos con nuestro ejemplo”.
Dentro de los principios políticos fundamentales que rigen nuestro accionar están los de la Lucha y la Unidad. Entendiendo, desde el punto de vista dialéctico, a la unidad como relativa y la lucha como absoluta y fundamental, consideramos que la lucha garantiza la verdadera unidad. Es por eso que desde aquí hacemos un llamado a la unidad de las juventudes revolucionarias, nacionales y regionales. La unidad para luchar contra un enemigo común: el imperialismo; que hoy se expresa en nuestro país, y no solo en nuestro país, sino también en casi toda América Latina, en la forma de gobiernos socialdemócratas, conciliadores, que intentan colocar a los trabajadores como furgón de cola de la burguesía y el imperio. Por esta razón aspiramos a la creación de un Frente de Estudiantes Revolucionarios, rescatando la fabulosa experiencia del FER de fines de los años 60.
Los jóvenes conocemos bien las formas en que se manifiesta la dominación imperialista. Una de ellas tiene que ver con las reformas educativas impulsadas por el FMI, a través del BM y el BID, que son aplicadas en forma autoritaria por los gobiernos de derecha, pero también por los progresistas. Esto lo vemos en el Brasil de Lula y también en el Uruguay de Vázquez, donde en el acuerdo multipartidario promovido por el nuevo gobierno, se negociaron (o mejor dicho, se entregaron) las políticas para la educación, la economía y la política exterior. Por ahí se manifiesta, por una educación que no nos educa, lo que hace es obligarnos a almacenar un montón de conocimientos inútiles y superfluos que atiborran nuestras cabezas y que nos transforman en un ejército de funcionarios cortados todos por el mismo patrón.
Pero somos conscientes, compañeros, que no todos tienen acceso a la educación, aunque recortada, y eso nos preocupa desde un punto de vista estratégico. Sabemos que la crítica situación económica lleva a muchos niños y adolescentes a abandonar los estudios, teniendo que, tempranamente, salirse a ganar la vida como sea. Es por eso, que no esperamos que la Juventud Guevarista esté inserta sólo en lo estudiantil, debe estarlo en el movimiento social todo. En merenderos, ollas populares, comisiones vecinales, sindicatos y en las más diversas organizaciones sociales.
Para ir redondeando, compañeros, nos resta decir que apuntamos a la unidad de obreros y estudiantes y hacemos nuestras las históricas reivindicaciones de la clase trabajadora. Reivindicaciones tan sentidas como: nacionalización y socialización de los medios de producción; nacionalización de la banca y el comercio exterior, no pago de la deuda externa; ruptura con los organismos financieros internacionales; reforma agraria con expropiación de los latifundios; ligar el salario a la canasta básica; política de pleno empleo; defensa de las empresas públicas y que caigan todas las privatizaciones; por un sistema único nacional de salud estatal y público; anulación de la ley de caducidad, juicio y castigo a los culpables; anulación de la reforma educativa, etc.
Debemos ocupar nuestro papel en la historia, de luchar en contra de la supremacía que el poder económico, monopolios, oligopolios, grandes empresas, bancos, multinacionales, etc. ejercen sobre el conjunto de la humanidad. Debemos luchar por la Revolución hacia una Democracia Popular, por la Liberación Nacional y el Socialismo.
Cerraremos nuestra intervención con estas palabras del Ché:
“Nuestra libertad y su sostén cotidiano tienen color de sangre y están henchidos de sacrificio. Nuestro sacrificio es consciente; cuota para pagar la libertad que construimos. El camino es largo y desconocido en parte; conocemos nuestras limitaciones. Haremos el hombre del siglo XXI: nosotros mismos”.

¡¡VIVA LA REVOLUCION!!
¡¡VIVA EL SOCIALISMO!!
¡¡ARRIBA LOS QUE LUCHAN!!
¡¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!

SALÚ!!!

Montevideo, 22 de abril de 2005

Oratoria a cargo de la compañera Mónica Rodríguez por la Juventud Guevarista