Convicciones Guevaristas N°5 (artículos)

11.Abr.06 :: Prensa JG


-EDITORIAL-

A un año de gobierno “progresista”

Una visión clasista desde la Juventud

No decimos nada nuevo al expresar que es un gobierno que ha sido elegido por poco más del 50% de los votantes habilitados, que además llegó a tener su pico más alto de aprobación en mayo del 2005 con un 70% de apoyo popular. Un gobierno que asume con una fuerte confianza y esperanza por parte de los sectores populares más sumergidos y expoliados. Una cúpula dirigente que llega luego de 20 años de acumulación de fuerzas (a partir de la restauración “democrática” de 1985), donde la mayor parte de los agrupamientos políticos que habían desarrollado la lucha armada en la década del 70 (el más representativo fue el MLN-T) proclamaban a los cuatro vientos el abandono de la estrategia armada, sustituyéndola por la vía electoral pacífica. O sea, no se retornaba a la “legalidad burguesa” como paso táctico que acumulase hacia una estrategia insurreccional, sino que se sustituyó una estrategia por otra. Se abandonó la idea de la “toma del poder” por la de “llegar al gobierno como sea y con quien sea” (propuesta del MLN-MPP en el 2004). Así se inició un proceso paulatino, planificado de revisión de la estrategia (llegar al gobierno en el marco del sistema y no tomar el poder por la vía insurreccional), revisión de la táctica de acumulación (modificando programa y discursos tendiendo al centroizquierdismo), revisión de la política de alianzas (permitiendo el re-ingreso de sectores de derecha que habían generado una de las crisis más importantes en el FA: PDC y Nuevo Espacio, incorporando agentes de la burguesía y de la oligarquía como Nin Novoa, Gaggero, Manini Ríos, López Mena, Lepra, etc.), y finalmente revisión ideológica. Este último punto es para nosotros el que determina una revisión en los anteriores aspectos. Porque en una sociedad de clases, cuyas relaciones son indefectiblemente de lucha entre sí, cada clase ha forjado a lo largo de la historia su propia ideología.
La clase dominante (burguesía), dueña de los medios de producción fundamentales, creó su propio conjunto de ideas que reflejaban los intereses de su colectividad, las que le permitió posteriormente desarrollar una cultura, filosofía, religión, leyes, normas, policía, ejército, estado, etc.
Por el otro lado, la clase oprimida, explotada (el proletariado) también forjó su ideología, gracias a los aportes de Marx y Engels, que le permitió obtener el marco teórico que lo guiara en su práctica de lucha revolucionaria por la liberación de la opresión de clase y la instauración del socialismo como un sistema de producción y distribución donde prima el interés social y no el particular. Donde el dueño de los medios de producción es la propia clase trabajadora.
Establecidas entonces, las relaciones de clases que se dan en el sistema capitalista y sus intereses, es que podemos hablar de que ha habido por parte de la mayoría de las agrupaciones que hoy integran el gobierno, una profunda revisión ideológica, política y estratégica. Nos referimos a agrupaciones que en su momento asumieron el marxismo como teoría de liberación social: MLN, PSU, PCU, PVP.
Por lo tanto, quienes llegan al gobierno lo hacen con un proyecto político que no cuestiona el sistema. En caso de que se apuntara a realizar meras reformas, las mismas son para reacondicionar el sistema, para apuntar a una utópica justicia social. La cual es incompatible con el propio sistema capitalista, en el que la injusticia social es inherente al propio sistema, siendo una condición sin la cual no podría concebirse el capitalismo.
Concluimos, entonces, que el proyecto político del gobierno y de la organización política que lo sostiene (FA-EP-NM) no es ni siquiera de progreso social. Sería en todo caso de progreso del capital. Porque no se puede hablar de hacer progresar o mejorar las condiciones de los sectores sociales más sumergidos, cuando en un año de gobierno: se firma un Tratado de Inversiones con el imperio norteamericano; se paga religiosamente la deuda externa a costas de salarios y jubilaciones indignos, recortando recursos para la salud, la vivienda y la educación; donde no se generan fuentes de trabajo con salarios y condiciones laborales dignas; donde el tan publicitado país productivo no es más que convertir al Uruguay en un monocultivador de eucaliptos que alimente a las monstruosas y súper contaminantes Plantas de Celulosa, mientras se tiene en condiciones de semi-esclavitud a los trabajadores de la tala de árboles que cobran $0.50 por cada árbol que derriban; donde se han generado cientos de sindicatos nuevos sin ninguna protección legal, lo que hace que todos los días haya despidos por represión anti-sindical; donde se reprime a manifestantes anti-imperialistas condenándolos a prisión y se reprime y encarcela a trabajadores que luchan por defender su fuente laboral y su derecho elemental a percibir en tiempo y forma el salario; donde los jóvenes no tenemos posibilidades mínimas de inserción laboral, se nos hace cada vez más difícil, a nosotros y nuestras familias, sostener una carrera de estudio; donde las alternativas para escapar de esta penosa realidad parecen ser o el viaje al exterior o sumergirnos en el mundo de las drogas y el alcohol, volviéndonos víctimas y victimarios de nuestra propia sociedad.

“No hay más cambios que hacer, o revolución socialista o caricatura de revolución” - Ernesto ‘Che’ Guevara.
No queremos ser negativistas, ni cosa por el estilo. Ahora bien, pensamos ¿qué de positivo ha tenido el pasado año 2005, sobre todo para los jóvenes? Sinceramente, no encontramos nada. Algún recital de rock en el interior, la llegada de los Rolling’s y U2 a la Argentina, Rocha campeón de primera división, ni siquiera Uruguay clasificó al Mundial de Fútbol. No hemos podido lograr un presupuesto justo para la educación -nuestros viejos ya luchaban por un 6% del PBI y nos darán, con suerte, un 3%-, seguimos luchando por mejoras de infraestructura en los Centros de Estudio, por boletos gratuitos para todos los estudiantes públicos, descentralizar la Universidad para que los jóvenes del interior puedan acceder al nivel terciario. Más profesores, más turnos y más centros de estudio. Más y mejor trabajo. Más y mejor enseñanza.
Somos conscientes de que nadie nos dará nada solamente por ser jóvenes y el futuro del país. Ese algo deberemos arrancárselo a alguien. Ese alguien es el sistema capitalista que nos oprime y explota, que protege a los militares genocidas y empresarios estafadores, que condena a los luchadores sociales con persecución y prisión.
Contra eso deberemos luchar, contra el capitalismo, el imperialismo y sus alcahuetes y defensores de turno. Deberemos luchar por la revolución social, la liberación nacional y la instauración del socialismo.

…………………

-PLANTAS DE CELULOSA-

CELULOSA, CELULOSA, CELULOSA

¡¡¡PLANTAS DE CELULOSA EN URUGUAY!!! Esto no es una pesadilla, es realmente una nefasta realidad. Realidad gracias a la herencia maldita de gobiernos anteriores como el de Lacalle o Sanguinetti y también a la confirmación del continuismo neoliberal del socialdemócrata Tabaré Vázquez.
Es en esta actitud de continuidad que se instala el debate, se sigue dando beneficios a empresas extranjeras. Estás al ser desplazadas del continente europeo como Botnia (Finlandesa) y Ence (Española) por tener una producción de celulosa altamente perjudicial para el medio ambiente buscan nuevas tierras que contaminar. Pese a los dichos de ambas transnacionales de buscar la mejor tecnología para la producción y la menor contaminación, se sabe que es una mentira, porque éstas van a producir dejando compuestos organoclorados, dioxinas, descargas de nitrógeno al río Uruguay de 200 toneladas anuales y fósforo de unas 20 toneladas, además de producir con tecnología ECF (elemental libre de cloro) en vez de la TCF (totalmente libre de cloro) exigida en Europa. Podríamos seguir enumerando impactos ambientales que sin duda son importantes, pero también le queremos dedicar especial importancia a las características que el gobierno progresista le quiere dar en el plano económico a estas inversiones.
Según los gobernantes, estas plantas de celulosa van a dejar una inversión muy importante, además de crear fuentes de trabajo. Pero ¿Cuál es la entrada de dinero real que va a tener nuestra economía si estas plantas y sus respectivos puertos van a ser instaladas en zonas francas? Las que de acuerdo con la ley 15921 aprobada el 10 de diciembre de 1987 por el gobierno de Sanguinetti, tienen como objetivo beneficiar a toda empresa extranjera y no nacional, con una serie de exenciones tributarias y otros beneficios. Entre otras cosas, los usuarios de las zonas francas están exentos de todo tributo nacional creado o a crearse.
A todo esto podemos anexarle que ninguna empresa transnacional se instala en un lugar para generar puestos de trabajo, sino que por su contrario buscan la mejor rentabilidad. Los puestos de trabajo reales directos que se generan son pocos y los indirectos, que son la mayoría, son en la etapa de construcción de planta, en las zonas forestadas como trabajo de monteador, dependiendo de empresas privadas y con salarios miserables y condiciones de seguridad pésimas. Además generan menos puestos de trabajo que otras actividades rurales, según datos de Censo Agropecuario.
Este gobierno sigue apostando al monocultivo y fomenta la extranjerización de la tierra por parte de sociedades anónimas, que ya tienen en sus manos 2 de los 16 millones de hectáreas de la tierra productiva del país y siguen adelante. Una vez más está en juego nuestra soberanía, porque se está regalando la tierra y el país al bajo precio de la necesidad.
Además de lo antes expuesto, la forestación tiene otros impactos negativos para nuestra economía, como el desplazamiento de otras actividades como la ganadería, agricultura diversificada y el turismo, sumándosele el deterioro de los suelos que quedan inutilizables por un lapso de 20 años.
Entonces, ¿dónde está el “país productivo” que nos cuentan? ¡Que no nos cuenten más nada! Los jóvenes no tenemos ningún futuro en estas condiciones, lo que queremos es un país productivo pero que esté al servicio de la clase trabajadora, no de las burguesías. Un país donde los jóvenes podamos desarrollarnos con vistas a una sociedad sin explotados ni explotadores. Nuestra tarea es, entonces, transformarla.
…………………

-SOCIALES-

MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES

En La Teja la publicidad del nuevo gobierno departamental es mucha pero las necesidades de la gente aún no comienzan a satisfacerse.
Un nuevo año comienza y a diferencia de los anteriores hay mucho movimiento mucho ruido eso sí, pero pocas nueces bajo el nogal. Los vecinos de la Cachimba del Piojo continúan esperando.
Desde el ascenso del nuevo intendente de Montevideo, el barrio La Cachimba del Piojo ha sido lugar de propaganda política como uno de los barrios más carenciados. Pero no cualquier barrio, no, sino que es un lugar histórico para el Frente Amplio, pues allí es donde surge, y allí en la cachimba, declarada monumento histórico nacional, donde se encuentra la placa recordatoria de su fundación, el señor intendente Ricardo Erhlich nos visitó por ultima vez.
En su compromiso se proyectan convenios de trabajo con la IMM para limpieza y mantenimiento del barrio y de la mano de sus asesores la comisión comienza a trabajar realizando todos los trámites requeridos. Entre ellos se crea una asociación civil, sin fines de lucro, con personería jurídica propia sin la cual se nos dice, sería imposible realizar el convenio según el entonces asesor. Los tramites llevan un esfuerzo grande pero salen, se presenta el proyecto, se aprueba la entrada en el CCZ N14 y comienza su paseo por el palacio municipal. Meses después, luego de una larga espera y expectativa laboral de muchos vecinos, resulta que el proyecto no sirve. Ni la asociación civil aconsejada por los asesores sirve para el convenio, ni la franja etarea que deben cumplir sus integrantes es la ideal, porque excede el limite establecido (39 años) y un montón de injustificaciones más. Una vez más la postergación llama a la puerta de los más desposeídos. Se pide trabajo, ya no más limosa ni asistencialismo. LA GENTE QUIERE TRABAJAR, recuperar su dignidad aplastada por las crisis de desempleo que este sistema programa y de las que solo los trabajadores padecen.
Queremos soluciones alternativas al asistencialismo.
Queremos dejar de comer en el merendero para poder comer en nuestras casas, con alimentos ganados con nuestro propio esfuerzo y para ello necesitamos trabajo.
Necesitamos planes de vivienda para salir del barro y el estancamiento donde sobrevivimos y estamos dispuestos a trabajar duro para ello, pero necesitamos oportunidades reales, no nos molestan los trámites burocráticos, en tanto sean efectivos. No queremos trabajar para favorecer a quienes pretenden acceder a cargos administrativos. No, queremos trabajar para mejorar las condiciones de nuestros vecinos.
Mientras tanto seguimos empeñados en la búsqueda de soluciones.
Estamos construyendo un taller de costura para generar puestos de trabajo cooperativo, tenemos algunas máquinas donadas gracias al aporte solidario de compañeros de Suecia, pero necesitamos alguna máquina industrial recta u overlock. Aún esperamos la donación del espectáculo de Floricienta de donde vendrían cuatro computadoras para el espacio educativo del merendero (auspiciado por la IMM a través del CCZ N14). Hoy en este espacio educativo funciona un taller de cerámica y pronto comienza el taller de apoyo escolar.
NUESTRA TAREA ES HASTA SIEMPRE
LA JG PRESENTE EN LA CACHIMBA.