Proclama del corte de calle frente al parlamento el 7/12/05

Coordinadora de Lucha Antiimperialista

La coordinadora de lucha antiimperialista alza su voz de denuncia y rechazo al nuevo plan del imperio ante este Tratado de protección de Inversiones de Uruguay con EEUU.



Venimos a aquí a denunciar en primer lugar al imperialismo yanqui, como el responsable de la infelicidad, miseria y pauperización de las tres cuartas partes de la población del planeta.

Un estado imperial, que tiene sentado en su trono al genocida neo-nazi de George W. Bush. Un psicópata delirante que ansía dominar el planeta en beneficio de los intereses de las multinacionales y de las clases opulentas norteamericanas.
Que ha hecho de la guerra preventiva y de la invasión de los países empobrecidos, la máxima expresión de la política exterior imperial.
Guerras e invasiones que tienen más de 150 años de expresión a lo largo y ancho del mundo, y que solamente bajo el gobierno Bush el imperio yanqui ha invadido Afganistán, Iraq, Haití, ha aumentado las tropas de ocupación en Colombia y ha colocado bases militares en toda América, últimamente aquí cerca en el Paraguay.

Ha lanzado una ofensiva “anti-terrorista” a partir de setiembre del 2001, cuyo objetivo principal es saquear y rapiñar los recursos naturales de países más débiles desde el punto de vista militar, para garantizar la existencia de sus multinacionales, para enchufarnos los organismos de crédito internacionales como el BID, el BM y el FMI, los que generosamente nos otorgan créditos para reconstruir las economías que ellos mismos destruyen.

Ofensiva de lucha contra el terrorismo, que a nuestros ojos y a los ojos de la mayoría de los habitantes del planeta, es una falacia que lo que hace es imponer el terror, imponer la tortura y la muerte a millones de personas en el mundo.

Ofensiva que lleva asesinados cientos de miles en Iraq, Afganistán, Colombia, Palestina (a través del ejército israelí al servicio de los intereses yanquis), etc.
Esa ofensiva que también llevó a la invasión de Haití por parte del imperialismo yanqui, el ejército canadiense y los ejércitos alcahuetes y vasallos de Chile, Argentina, Brasil y Uruguay.

…Y ahora nos dicen, ex-guerrilleros, que enviar tropas a Haití es ser antiimperialista. Que ésas tropas son antiimperialistas.
Daría risa si no hubiese sido dicho por alguien que antes fue antiimperialista y hoy no es más que un indigno pro-imperialista. Nos apena por el daño que éstas actitudes le hacen a parte del pueblo que, de buena fe, han creído y confiado en quienes hoy en el gobierno los traicionan.

Ex-guerrilleros, ex-combatientes, ex-luchadores, ex-izquierdistas que hoy son los principales defensores del régimen del capital, los nuevos defensores de los intereses de los siempre beneficiados, que se suman a la oligarquía criolla y al imperio yanqui para oprimir y reprimir a nuestro pueblo.

Sabemos que no son todos. Sabemos que hay, y seguramente habrá más, honrosas excepciones. Sabemos que, desde un punto de vista dialéctico, si existen los entreguistas y obsecuentes, existen los dignos y los que no negocian los principios.

Es así, compañeros, el imperialismo como fase superior de expresión del capitalismo, con la globalización de las empresas monopólicas que mundializan la pobreza y la desigualdad, intenta por todos los métodos y medios establecer un área de libre comercio mundial, para imponer sus empresas y sus productos.

Globalización que provoca diariamente cientos de miles de muertes en el mundo por mala alimentación, por enfermedades curables, por no poder acceder a la salud, que transforma en moneda corriente el desempleo, los empleos informales y esclavizantes. Que obliga a los niños pobres a prostituirse o a trabajar 16 horas diarias por un trozo de pan, etc., etc., etc.

Esa necesidad de imponer sus capitales, en América Latina, su patio trasero, se traduce en el objetivo de implantar el ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas). Pero, al no poder avanzar con el ALCA directamente, se traen debajo de la manga los tratados de libre comercio y los tratados de protección de inversiones, como el que ha firmado Uruguay.

Un tratado cocinado por Batlle, masticado por Tabaré y digerido por los parlamentarios, donde el pueblo será el único enchastrado asegurando la profundización de su pobreza y su miseria.

EXIGIMOS SU INMEDIATO RECHAZO PORQUE: Este tratado no es más que un arma sofisticada de anexión, de colonización. Su aprobación exterminará la industria nacional, legalizará el saqueo de nuestros recursos naturales, fomentará la instalación de industrias contaminantes, aumentará la desocupación y condenará a nuestro pueblo a vivir en la más absoluta miseria y marginación. Además nuestro país pasaría a apoyar la ley Helms-Burton que busca matar de asfixia e inanición al pueblo cubano. En tercer lugar este tratado autoriza a EEUU a intervenir militarmente en caso de que el tratado sea violado por ejemplo si los trabajadores ocupan la empresa, si el estado la interviene, si es expropiada, si el pueblo se niega a que se lleven el agua etc. Todo esto es pasible de sanciones económicas y de intervenciones militares. Por lo tanto este tratado aumentara en cifras astronómicas la deuda externa y además si no se paga nos invaden.

Estamos asistiendo a la peor entrega de nuestro país de un modo totalmente inconsulto en donde estos seudodemocratas discuten y deciden sobre nuestro destino a nuestras espaldas, dejando de lado las consultas populares y violando las decisiones del pueblo como el plebiscito por el AGUA.

Este marco hace a este gobierno absolutamente responsable de las acciones que el pueblo asuma para demostrar su disconformidad con este tipo de políticas fieles al imperio. Un ejemplo es la legítima manifestación de la Ciudad Vieja donde 4 compañeros fueron apresados y procesados por Sedición por manifestar en contra de este tratado en el momento que Gargano lo firmaba en Mar del Plata, en contra del capitalismo y del mayor genocida del mundo. Recordamos que aun hoy, pasado un mes, están privados de libertad.

Ser anti-imperialitas es rechazar el pago de la deuda externa, reclamar la nacionalización de la banca y el comercio exterior, impedir la extranjerización de la tierra en manos de los malos europeos y peores norteamericanos. Luchar contra la impunidad de hoy y de siempre.

¡¡Exigimos rechazar la aprobación del tratado de inversiones, liberar a los presos políticos del 4 de noviembre yá!!

NO AL INTERVENCIONISMO IMPERIAL – SI A LA AUTODETERMINACION DE LOS PUEBLOS
NO A LA ENTREGA – SI A LA DIGNIDAD POPULAR

Unidos para luchar hasta vencer.

Coordinadora de lucha antiimperialista.

(Juventud Guevarista MRO / Fogoneros / Partido Humanista / Rumbo Socialista)