Juventud Guevarista


JGA: En la senda del CHE

Juventud Guevarista Argentina :: 01.06.07

Editorial del N°1 de la revista de la Juventud Guevarista Argentina “En la senda del Che” correspondiente a los meses de abril y mayo.

Está arraigada la idea de que los jóvenes somos el fu-turo, somos lo que vendrá, pero la realidad es que existi-mos hoy, tenemos problemas hoy, ideas hoy. Somos estudiantes, trabajadores en negro, trabajadores super-explotados, desocupados.
La idea acerca de la juventud como una transición, como algo que aun no es, busca negar toda la fuerza de nuestras capacidades, busca marginarnos. Así nos quieren, así nos necesita el sistema, egoís-tas, desorganizados, sin ideas claras, sin presen-te ni futuro. Quieren que seamos buenos alum-nos de esta sociedad, para que luego -ya gradua-dos como seres “civilizados”- no nos atrevamos a resolver grandes problemas, a cuestionar la ig-norancia, la miseria y la desesperación en la que han sumido a nuestro pueblo, que no nos atrevamos a enfrentar toda clase de injusticias.
Somos parte de una realidad, en la que los jóvenes sólo constituimos la materia prima de esta picadora de carne humana que es el imperialismo.
Sentimos a diario los padecimientos que ca-racterizan a los jóvenes. Tenemos las mismas broncas, sabemos lo que es llegar a fin de mes más apretado que las zapatillas que no podemos cambiar. No poder pensar en es-tudiar una carrera, por no poder bancarla. También, como todos, sufrimos las bruta-lidades, las razzias y el gatillo fácil de la maldita policía. Porque sabemos que conseguir laburo se ha convertido en una lotería, donde nos obligan a pagar los cartones con nuestra dignidad y nuestros derechos.
Entonces, los jóvenes -que según dicen somos el futuro- debemos tomar ese futuro por asalto y no bajar los brazos.
Es en este sentido, que quienes conformamos la Juven-tud Guevarista nos dijimos: para luchar contra lo injusto, para transformar la sociedad de los ricos por una sociedad de todos, debemos organizamos. Es así que nos agrupa-mos para conocernos entre los de abajo, para aprender, para prepararnos para cambiar las cosas, porque de veras queremos cambiarlas.
Queremos pensar en una vida mejor. Queremos una vida justa, digna y plena.
No concebimos caminar en soledad. Porque el cambio que queremos, deberá ser colectivo para ser verdadero. En-tre todos y todas. Por eso, pensamos que juntamos y orga-nizamos debe ser el sustento para hacer realidad nuestras aspiraciones. Aspiraciones que siempre estarán con los desposeídos, los avasallados, los olvi-dados de siempre.
Por todo esto tomamos las ideas y el ejemplo del Che. Abrazamos su profundo ideal antiimperialista, su entrega hacia los oprimidos, su consecuencia en la lucha por la liberación de los pueblos; su idea de socialismo para el hombre, el hombre nuevo, aquel que se forja en la práctica cotidiana, aquel que da el ejemplo, aquel que “construiremos con la ar-cilla de la juventud”.
En definitiva, estamos convencidos, como el Che, de que el capitalismo es incapaz de resolver los grandes problemas de nuestro pueblo, y que el socialismo es el único camino para mejorar nuestras condiciones de vida.
Porque queremos decir lo que pensamos, porque queremos hacer lo que decimos.
Es entonces que, para organizamos, para enten-dernos, para poder decirte lo que pensamos, vemos y hacemos, decidimos hacer esta revista, con un gran y prolongado esfuerzo. Tratando diferentes aspectos de la realidad desde nuestra óptica. Entendiendo como postulado fundamental del guevarismo dar la lucha de ideas.
Pensamos que esta herramienta que logramos crear no debemos guardarla sólo para nosotros. Va-mos a andar, a caminar estas páginas, estas hojas que dicen palabras que no son noticias sino cotidianidades. Por eso es que los invitamos a escri-bir, comentar y criticar, para de esta manera poder participar todos, y sea como debe ser: como la necesitamos, como un diálogo para entendemos y prepararnos para la lucha.
Acá empieza la senda. Una entre tantas para transitar. Una a la que ya se sumaron los jóvenes que estudian, que trabajan o que buscan trabajo, que se esfuerzan día a día y no creen que su esfuerzo es en vano.
Sabemos muy bien que esta senda es larga, que el ob-jetivo está lejos, pero también sabemos que las respuestas están entre nosotros. Atrévamonos a levantar la cabeza y ver cuántos somos los que juntos caminamos.
Creamos en las utopías. ¿Qué clase de jóvenes seríamos si nada hiciéramos por transformar la realidad, por lograr nuestros sueños?


http://jg.nuevaradio.org :: Versin para imprimir